¿Cuánto tiempo puede pasar entre la muerte y el funeral?

Al enterarnos de la muerte de un ser querido se comienza un trámite, casi inmediato, para realizar su funeral.

Se acostumbra a trabajar el cuerpo del fallecido lo más rápido posible para evitar su proceso natural, sin embargo, hay casos en los que esto no se puede hacer y el cadáver debe pasar por un proceso que alargue el funeral.

Debido a estos casos las funerarias están adaptadas para brindar a las familias el tiempo necesario para realizar los trámites pertinentes asegurando la conservación de su ser amado para su último adiós.

Entendiendo esto queremos compartir aquí, cuánto es el máximo de tiempo que se puede esperar entre la muerte y el funeral y cuales son las causas para que esto suceda.

¿Por cuánto tiempo se puede mantener al fallecido antes del funeral?

Después de la muerte de un familiar, es necesario que los familiares cercanos se comuniquen con una funeraria de confianza que le ofrezca un servicio de atención inmediata y asesoramiento legal.

En ese asesoramiento legal se debe hacer lo posible para lograr que el cuerpo del familiar fallecido sea tratado antes de las primeras veinticuatro horas después del deceso.

En este tratamiento al cuerpo del fallecido se establece la posible duración entre ese momento y el funeral, que puede variar entre cuarenta y ocho horas en adelante.

Cada caso de conservación es diferente, por lo que el profesional de la funeraria debe conocer el caso y las decisiones de la familia para así aplicar la técnica de conservación necesaria.

Recuerda que, la conservación de un cuerpo comprende, además del respeto a la integridad de la persona y su familia, una responsabilidad de salud pública que recae sobre el profesional sanitario de la funeraria.

Por tanto es importante que la funeraria se encargue de la preparación del cuerpo conociendo sus necesidades.

¿Cuáles son las causas por las que se debe esperar para el funeral?

No todas las muertes son iguales, hay fallecimientos repentinos que suceden en países extranjeros o bajo situación violentas donde el cuerpo queda bajo un proceso legal más complicado que el normal.

Generalmente, cuando una persona fallece dentro de su hogar por una condición de salud preexistente en un hospital, la preparación del cuerpo es casi inmediata cuando los familiares lo reclaman y reconocen.

Pero, cuando no es así, el cuerpo queda en un espacio legal que se debe respetar y existen diversas razones por las que un funeral no es inmediato a la muerte y estas pueden ser:

¿Cuáles son las causas por las que se debe esperar para el funeral?

Causas violentas:

Cuando el fallecimiento es por causas violentas, el cuerpo debe permanecer en manos del personal de la policía mientras se realizan todas las investigaciones.

En estos casos los médicos forenses de la policía se encargan de conservar el cuerpo el tiempo necesario y los familiares deben respetar este tiempo para realizar el funeral cuando sea previsto por las autoridades.

Repatriación:

Cuando el fallecimiento sucede en un país extranjero y los familiares solicitan el regreso a su país de origen.

Este trámite puede llevar una cantidad de días ya que requiere de soluciones legales, transporte aéreo, marítimo o terrestre con disponibilidad, autorizaciones internacionales.

Trámites legales:

Para poder proceder con un funeral y posteriormente con el entierro o cremación del familiar fallecido es necesario que la familia realice ciertos trámites legales que pueden verse comprometidos o interrumpidos en fechas específicas.

Existen casos en los que la muerte sucede en un día nacional festivo en donde no pueden realizarse trámites legales y se debe esperar.

¿Cuáles son las técnicas de conservación más comunes?

Figura pública:

Cuando el fallecido y sus familiares desean un funeral de varios días donde pueda ser honrado por todos aquellos allegados que quieran ir a dar su último adiós.

Esto sucede con figuras políticas o religiosas de gran influencia que permiten a las personas que lo siguen dar su despedida.

Cada una de estás situaciones deben ser compartidas con el profesional de la funeraria, para que actúe alrededor de las características individuales del caso.

Ya que en él recae la responsabilidad de la buena conservación del cuerpo es necesario que conozca los deseos de la familia y practique las técnicas necesarias.

¿Cuáles son las técnicas de conservación más comunes?

Para los casos ordinarios, donde el cuerpo es tratado casi de inmediato para un funeral que se efectuará antes de las setenta y dos horas, se utiliza una técnica de conservación transitoria que retrasa el proceso de descomposición del cuerpo.

Mientras que, para los casos que requieren una conservación por encima de las setenta y dos horas se recomienda un proceso de embalsamamiento que impide por completo el proceso de descomposición del cuerpo con la ayuda de químicos por el tiempo que sea necesario.

Si no sabes cual es tu caso, habla con el asesor de tu funeraria de confianza seguro tendrá la mejor recomendación para ti.

Deja un comentario

Ir arriba