¿Cómo se dice velatorio o velorio?

Para la Real Academia Española (RAE) ambas palabras son funcionales para definir el acto de velar a un difunto. Sin embargo, es más común en Latinoamérica escuchar la palabra veloria, mientras que España se acostumbra a decir velatorio. 

Esto quiere decir que, depende de la cultura popular del país donde estemos el uso de la palabra, puedes escoger cualquiera de las dos para definir el mismo acto. 

Velatorio o velorio significa “acto de velar” a un difunto, más específicamente se refiere a pasar la noche al cuidado del fallecido pero ¿De dónde proviene este término? 

Etimología de la palabra velorio y/o velatorio

En la antigüedad los seres humanos sentían un miedo real y profundo a ser enterrados vivos, con el fin de respetar este miedo se dió inicio a la tradición que hoy conocemos con el velatorio. 

Se le llamó velorio por su significado del latín “vigilaré” consistía en el hecho de vigilar al cadáver durante toda la noche para comprobar que realmente había fallecido y de esta forma proceder con seguridad a la incineración o entierro del cuerpo. 

Durante el inició de la cultura y entendimiento de la muerte no se consideraba el velorio un espacio para despedir al difunto y llorar su memoria, sino más bien era la manera en la que se podía asegurar que el cuerpo yacía sin vida. 

Qué más se puede decir de la catalepsia

¿Por qué hacían esta vigilancia los antiguos?

Existen algunos registros históricos que narran que cuando se abrían las tumbas para enterrar nuevos difuntos o movilizarlos se identificaba al cuerpo con un gesto que demostraba su deseo de salir, así como arañazos y golpes en la parte interna de la tumba. Analizando la situación intuían que en algunos casos el fallecido no había muerto realmente y el miedo de ser enterrado vivo se convirtió en algo común. 

Con el fin de apaciguar la fobia denominada “tapefobia” se concilió la figura de vigía para que velará el cuerpo por varias horas, incluso toda una noche y de esta manera confirmar su muerte. 

¿Cómo era posible enterrar vivos a los difuntos de aquella época?

Considerando la falta de conocimientos médicos podemos intuir que se trataba del trastorno de catalepsia, esta afección causa la pérdida de la consciencia del paciente durante un ataque y por consiguiente la disminución del ritmo cardíaco y respiratorio. Ante esta impactante situación y con la falta de atención a los signos vitales más de una persona fue enterrada antes de tiempo. 

Posteriormente a esto, encontrando testimonios y cuentos de terror relacionados con el entierro prematuro las personas comenzaron a sentir un miedo profundo a esta situación, esto dió paso a la creación de diversos sistemas de seguridad para que los “no difuntos” pudieran advertir que estaban vivos. 

Un ejemplo de esto son los diseños originales de ataúd con campanas, dispositivos de oxígeno e incluso palancas con las que pudieran abrir el ataúd que se pusieron de moda en el siglo XIX. 

Como siempre la humanidad demuestra una evolución constante ante la resolución de un problema, el velatorio se convirtió en una manera de salvar muchas vidas de entierros prematuros y con el avance tecnológico se pudieron idear diversos sistemas que garantizaran el bienestar de la persona no muerta. 

Etimología de la palabra velorio yo velatorio

¿Qué más se puede decir de la catalepsia?

Se puede decir que esta afección neurológica fue la que propició lo que hoy conocemos por velatorio, así mismo es una condición biológica que ha dado rienda suelta a muchos cuentos de terror como el de Edgar Allan Poe, fábulas de zombies y resurrección y entierros prematuros. 

Entendiendo la verdadera razón de los velorios, ¿Seguirás deseando esta tradición para los difuntos de tu familia? 

Deja un comentario

Ir arriba