Cosas que debemos evitar en un funeral

Un funeral es un proceso donde se siente el dolor de la ausencia de un ser querido, los familiares están atravesando un proceso de duelo donde impera la tristeza y lo más prudente es acudir a dicho velorio con el fin de respetar el proceso de cada familiar, honrar la relación que se tenía con el difunto y su memoria.

Al ser un proceso duro al que no estamos acostumbrados a enfrentar, y que según cada cultura se llevan a cabo diferentes rituales, es importante evitar ciertas acciones que puedan considerarse inapropiadas.

Es por esta razón que decidimos hablar sobre algunas cosas, acciones o actitudes que se deben evitar en un funeral para que estés más preparado en estás situaciones.

Ignorar la religión o cultura del fallecido:

Dar por sentado que todos los sepelios son iguales es un error donde se puede notar desconsideración y deshonra al difunto.

Preguntar o hallar la manera de conocer el protocolo del funeral es una buena idea, la religión, la cultura, el código de vestimenta, entre otras cosas.

Conocer al difunto profundamente y adaptarte a su cultura como parte del último adiós es una muestra de afecto y respeto bastante elevado que seguro lo agradecerá la memoria del ser fallecido.

Vestir con colores:

Puede sonar como un concepto anticuado pero, visto desde el punto de vista que los colores transmiten emociones y la vestimenta representa la personalidad se puede considerar inapropiado asistir a un sepelio con colores.

Ignorar la religión o cultura del fallecido

Debemos recordar que los familiares del difunto pueden sentirse tristes, frustrados y abrumados por todas las emociones que causa la muerte, ver o sentir otras emociones durante la despedida no es lo que desean.

Cabe destacar que hay culturas, sobre todo orientales, que consideran los rituales después de la muerte como una celebración, donde los familiares se alegran por la partida y acostumbran a usar vestimentas coloridas.

Verifica cual es el caso y ten en cuenta ambas situaciones para que puedas adaptarte según sea el caso.

Uso del celular y las fotos:

Definitivamente un velorio no es un momento que se quiera recordar en una foto. Tomarse fotos en un lugar y momento como este es desconsiderado.

Al contrario, debería guardar el celular en silencio para prestar atención a la sesión y brindar respeto a todas las personas presentes.

Beber alcohol antes o durante el sepelio:

Muchas personas pueden considerar las bebidas alcohólicas como una herramienta de persuasión e inhibición pero, es de mal gusto llegar a un sepelio fuera de los 5 sentidos requeridos para un encuentro social.

Puede ser el caso de sentirse demasiado afligido aún así, lo mejor es demostrar respeto hacía la memoria del difunto y colaborar con sus familiares ofreciendo apoyo, palabras de condolencias e incluso con solo la presencia.

Hacer preguntas o comentarios incómodos:

Hacer preguntas o comentarios incómodos:

El simple hecho de la pérdida es abrumador para los familiares, en el proceso de duelo se atraviesan diversas emociones que van desde la culpa, el arrepentimiento, hasta la tristeza y la ira.

Por esta razón es importante que se cuiden los comentarios o cuestionamientos acerca de la forma de la muerte, testamentos, ausencia de familiares, etc.

Los allegados no deben sentir más culpa o tristeza por un comentario que podía ser evitado. Si no sabes que decir en el momento del sepelio entonces, acompaña en silencio, eso será suficiente.

Llamar la atención con un tono de voz alto, llanto exagerado, risas:

No sabemos cómo reaccionar ante la pérdida de alguien, también es probable que no sepamos cómo actuar en una ceremonia de velorio. Lo que sí sabemos es que se debe evitar llamar la atención con expresiones escandalosas que, sean malintencionadas o no, incomodan a todos los presentes.

Llegar tarde:

La puntualidad es una muestra sólida de lealtad y respeto hacía la memoria del difunto y sus familiares. Se impuntual en un sepelio, por la razón que sea, es irrespetuoso y no habla bien de la relación con el difunto.

Hablemos de los errores de las conversaciones de consolación

Cuando la duda y las ganas de ayudar nos invaden nos inclinamos a repetir frases estereotipadas que no ayudan a resolver el duelo, ni sirven de aliento, sino que alimentan los sentimientos negativos que se están viviendo.

Por ejemplo, las frases como:
“Era su hora de partir.” “Sé cómo te sientes” y “Ahora está en un lugar mejor”
Son comentarios que pueden ser malinterpretados por el doliente, puede revivir en él otra clase de emociones.

Es importante aprender a que en momentos de vulnerabilidad lo mejor que podemos ofrecer es nuestra compañía silenciosa y apoyo sin juicio. La persona que atraviesa un duelo necesita drenar lo que siente, y desahogarse con alguien que solo quiera escuchar es lo más satisfactorio.

No te estanques en tener algo para decir, con un “Estoy a tu lado o cuenta conmigo” es suficiente para brindarle un espacio seguro y reconfortante.

Hablemos de los errores de las conversaciones de consolación

Deja un comentario

Ir arriba