¿Qué debo hacer con la ropa de una persona que falleció?

Hay tantas respuestas para esta pregunta a nivel social que puede ser complicado para una persona en duelo definir el camino correcto a seguir. En la cultura actual hay un miedo a vivir las emociones y enfrentar el dolor, por esto aconsejan acciones imprudentes como distraer u olvidar lo que pasó.

Sin embargo, los expertos aconsejan un manejo del duelo apaciguado que reconozca el ritmo de cada persona y se apegue a sus necesidades individuales. El dolor de una pérdida es diferente para cada uno, la forma en la que lo acepta y hace lo necesario para continuar tu vida dependerá de cada persona. 

Continúa leyendo y te mostraremos el camino adecuado para afrontar ese proceso de dejar ir las pertenencias de un difunto. 

El momento adecuado para recoger la ropa de un difunto

Hay situaciones extremas a las que las personas pueden acudir en un intento desesperado de difuminar el dolor:

Deshacerse de toda la ropa lo más rápido posible, esto con la intención de olvidar lo más rápido posible y mitigar el dolor al no encontrar nada que traiga recuerdos.

Momificación del espacio, es el término que se usa para aquellos dolientes que se esfuerzan por guardar y mantener todo intacto en un deseo silencioso de que el fallecido regrese.

Ambos casos son extremistas e impiden la transición de un duelo apropiado. La muerte se debe aceptar y las emociones alrededor de esto deben ser expresadas.

¿Cuál es la forma correcta de manejar la ropa o pertenencias de un ser querido fallecido?

No hay un momento exacto, ya que cada duelo es individual pero, puede existir una predisposición a realizar la tarea en un momento cercano. Algunas ideas para motivar esta transición pueden ser:

Encontrar un círculo de apoyo, amigos o familiares a los que pueda compartir sus sentimientos y en los que pueda sentir el apoyo de conversar sobre la gestión de las pertenencias. Si estás acompañando a alguien en su duelo puedes resaltar que estás ahí para ayudarle, escucharle y acompañarle en cualquier tarea que requiera hacer.

Explorar opciones para darle sentido u otro uso a las pertenencias. Puede donarse la ropa a una fundación que la requiera y de esta manera ofrecen un sentido al acto que ayude a sopesar el dolor.

frases para coronas de velorio que puedes usar

Hacer una caja especial de recuerdo, aquí se pueden guardar todos los artículos valiosos a nivel sentimental del difunto que sirvan más adelante para recordarle. Por ejemplo, fotos, premios, diplomas, joyas, juegos o artículos favoritos, etc.

¿Cómo manejar el dolor del proceso?

Es inevitable no sentir dolor al gestionar las pertenencias del ser amado, al movilizarlas reconocemos su ausencia y evidenciamos lo inevitable de su partida. 

Se trata de uno de los momentos más retadores del duelo ya que finalmente se entiende que se ha ido esa persona especial y que todos sus objetos con los que vivió quedan sin dueño ni puesto. 

Por esta razón es tan importante encontrar un soporte emocional, alguien que te acompañe en el proceso, con quien puedas desahogarte y drenar todos los sentimientos. 

Otra manera de manejar el dolor es la estrategía de la segunda oportunidad, como seres humanos que somos nos cuesta desechar en la basura un objeto personal que vimos en nuestro ser querido, al contrario, queremos otorgarle un sentido. 

Por esta razón se recomienda donar la ropa a lugares donde la necesiten y se encuentre el sentido brindando amor a otros. También se puede resaltar lo importante de cuidar la memoria del difunto a través de la apreciación de sus objetos favoritos. 

Incluso, elegir una prenda, joya o artículo para llevarlo a su lado es una buena manera de permitir que todo lo demás se vaya, mientras se conserva la memoria del difunto.  

Lugares para donar ropa

Diversos espacios son beneficiados al recibir ropa, sin embargo, es necesario evaluar, según el criterio de cada familia, cuál es el lugar más apropiado y con mayor sentido para usar la ropa del familiar ausente.

frases para coronas de velorio

Centros religiosos o iglesias: Para las familias creyentes lo más prudente es compartir con su templo estás pertenencias con el fin de darle un sentido según sus propias creencias. Las iglesias cuentan con servicios comunitarios y pueden llevar estos recursos a quienes más lo necesitan.

Fundaciones: Hay que conocer el objetivo de cada fundación, hay algunas que se encargan de cuidar a los ancianos, otras a niños desamparados o personas sin hogar, etc. Según el caso de tu necesidad puedes enfocar los recursos a la fundación que más resuene y pueda sacarle provecho a la donación.

Casa hogar y hospicios: Llevar la donación directamente a los centros es también un método que te ayudará a conectar con el segundo uso de las pertenencias.

Recuerda escuchar tu corazón y respetar tu ritmo, el duelo es un proceso largo. Si te sientes abrumado habla con alguien cercano o busca ayuda profesional, mereces encontrarte en paz.

Deja un comentario