Maquillaje mortuorio

Se puede definir al maquillaje mortuorio o funerario a la aplicación de diversos elementos estéticos sobre el cuerpo de un difunto con el fin de devolverle un aspecto más natural para su velatorio y/o entierro. 

El arreglo del cadáver siempre ha sido importante en la historia de la humanidad, ya que cumple una función primordial para ayudar a las familias a dar el último adiós. Aunque, en la actualidad se emplean otras técnicas más avanzadas para reconstruir y eliminar el deterioro del difunto. 

Las funerarias ofrecen dentro de sus servicios normales la preparación del cuerpo, esto incluye el aseo del mismo, vestirlo y realizar los retoques pertinentes para devolverle la apariencia más parecida a su aspecto en vida con el fin de que sus familiares puedan mantener una conexión con su ser amado en la despedida. 

¿Cómo se le llama a la técnica que aplica el maquillaje mortuorio?

Se le conoce como tanatoestética, es una de las prácticas que se aplican dentro de la tanatopraxia, consiste en aplicar los cuidados necesarios para recuperar la buena imagen del cuerpo del fallecido. 

Es una preparación diferente para los profesionales que quieran dedicarse a esta área, ya que requiere de una estabilidad emocional y psicológica, así como aprender diversas técnicas para enfrentar las distintas causas de muerte que pueden presentarse. 

¿Cuál es el objetivo de la tanatoestética o maquillaje mortuorio?

Así como se establece al principio, esta técnica tiene una sola función principal, devolver al difunto un aspecto físico natural con el fin de ayudar a sus familiares a vivir un último adiós menos doloroso. 

En este punto es importante resaltar que no se trata de un maquillaje normal, sino de una serie de técnicas que reconstruyen y ocultan el deterioro del cuerpo. El profesional tanatoestético debe estar preparado para ocultar las etapas de muerte que ha pasado el cadáver, las secuelas físicas de su causa de muerte y el desgaste natural con el fin de proveer cierto alivio a sus familiares durante el último adiós. 

La diferencia entre el cuerpo de un fallecido con cuidados mortuorios o no es abismal y pueden representar un impacto real para los familiares. Una vez el cadáver es preparado, limpiado y maquillado la impresión visual disminuye y se hace más fácil para las familias atravesar el duelo. 

El compromiso de un tanatoestético está relacionado con proveer a las familias de los difuntos un buen cierre y el honor y respeto a la memoria del fallecido. 

técnica que aplica el maquillaje mortuorio

Pasos para hacer un maquillaje mortuorio o funerario

Es necesario confiar en especialistas que conozcan el tema y puedan hacerse cargo de esta tarea de manera profesional, los pasos que se comparten a continuación no son exactos ni pueden aplicarse de manera general. Tan solo buscan dar una guía alrededor de lo que implica la preparación funeraria.

Primer paso, higienizar el cadáver:

Todo comienza con la limpieza del cuerpo, esto incluye el lavado del rostro y cabello, eliminar los vellos faciales y aplicar una hidratación de la piel. 

Se toma en consideración las manos que estarán visibles durante la velación, estás también se limpian e hidratan para obtener un cuidado general. 

Segundo paso, restauración:

En este punto el tanatoestético hace uso de elementos como la cera y el látex para ocultar cicatrices, costuras, agujeros que pueden estar presentes en el rostro del difunto, esto varía según la causa de muerte y estado de descomposición del cuerpo. 

Es decir, cada caso es diferente y puede o no aplicarse este paso. 

Tercer paso, aplicación de base

Una vez se logre un aspecto natural y respetuoso se aplican los productos necesarios para devolver el color natural al rostro y manos del cuerpo. Se utilizan bases, polvos y correctores de ojeras que tienen como fin ocultar marcas, moretones y devolver un aspecto más natural al difunto.

Pasos para hacer un maquillaje mortuorio o funerario

Cuarto paso, toques de color

Una vez se obtenga un tono neutral, se aplica un poco de color en los detalles que marcaran la diferencia en la apreciación del difunto. Se delinean los ojos, se aplica un poco de rubor en las mejillas y se hidratan los labios con bálsamo o brillos. 

Se espera lograr un resultado final natural, es decir, no se utilizan todos brillantes que desentonen con la apariencia esperada. 

Quinto paso, últimos detalles

Peinar y retocar las manos del cadáver serán los toques finales para la tanatoestética. Al fin se va a obtener un aspecto neutro y natural del difunto para la despedida de sus seres queridos.

¿Sabías que las funerarias aplican estás técnicas en cada uno de sus servicios? La funeraria Rey de Reyes te garantiza el respeto total al cuerpo de tu ser amado

Ir arriba