¿Cómo limpiar tumbas y cuándo hacerlo?

Las tumbas son el lugar donde reposa un ser amado, ese espacio en el que se concentra la memoria del espíritu de un ser especial en nuestra vida por lo que mantener una rutina de cuidado con este espacio es un gesto importante para los familiares. 

Los cementerios privados cuentan con un sistema de mantenimiento periódico, aún así, el cuidado personalizado al espacio donde descansa el ser amado es esencial para sentir paz durante el duelo. 

Te invitamos a terminar de leer este artículo en el que te mostramos cuándo y cómo es la mejor forma de limpiar las lápidas de tu ser amado. 

¿Por qué limpiar las lápidas?

El tiempo pasa sin que nos demos cuenta y así se deterioran los elementos que quedan al aire libre y revisen lluvia y sol a diario como el caso de las lápidas de una tumba, en un principio son elementos hermosos que demuestran el amor por el difunto pero al cabo de unos meses se llenan de polvo, moho y se manchan deteriorando el área. 

Como parte de la responsabilidad y deseo de mantener la conexión con el difunto las familias mantienen un tiempo de visita a la tumba, por lo que es importante contar con una rutina de limpieza que ayude a que este proceso sea cada vez menos doloroso y más llevadero. 

¿Qué líquidos usar para limpiar las lápidas?

Hay varios productos químicos que se pueden utilizar en las lápidas y tumbas, sin embargo, su elección va a depender del tipo de material con el que esté fabricado así como el nivel de suciedad. 

Por ejemplo, una lápida de piedra con polvo y tierra adherida de hace tres meses puede ser lavada con agua y jabón para recuperar su aspecto natural. Por otro lado, si nos encontramos frente a una situación de moho o decoloración necesitaremos otras opciones un poco más fuertes como químicos contra moho, desengrasantes, etc. 

Es importante solicitar productos “no iónicos” estos son químicos específicos para la conservación del material donde se aplica sea piedra, mármol, etc. 

¿Qué tener en consideración antes de limpiar una tumba?

Considerar el material antes de comenzar con el proceso de limpieza es esencial, ya que en base a esto podrás elegir el producto y los elementos con los que llevarás a cabo la limpieza. 

También puedes considerar la vegetación alrededor de la tumba, no puedes limpiar sin antes quitar las malas hierbas y asegurarte de que el pasto esté en buen estado, al menos cortado. 

Aunque esto último es una responsabilidad del cementerio, puedes hacer tu parte con una tijera podando el espacio alrededor de tu ser amado. 

Cuándo limpiar o no una tumba

¿Cuándo limpiar o no una tumba?

El período ideal de higiene de las tumbas dependerá del tipo de piedra con el que se haya fabricado.

Mármol: Requiere un período de mantenimiento extendido de año y medio, de esta manera se garantiza su duración. Los productos químicos sobre este material pueden debilitar su capa protectora y permitir espacio para que el sol lo decolore.

Granito: Al igual que el mármol necesita espacios grandes entre una limpieza y otra, sobre todo si se aplican productos químicos.

Piedra: Al ser un elemento natural está más propensa a permitir la proliferación de hongos y humedad, es recomendable limpiar este tipo de lápidas en un periodo de 6 y/u 8 meses.

Cabe destacar que la limpieza que mencionamos aquí es aquella profunda que busca arrancar cualquier acúmulo de suciedad o deterioro sobre la lápida. 

Aun así, los familiares pueden optar por mantener una rutinas de mantenimiento al seco, es decir, en cada visita quitar el polvo y la tierra con un paño seco con el fin de aumentar el periodo de conservación, así mismo permitir que la tumba permanezca bella en todo momento. 

¿Cómo limpiar las lápidas de mármol y/o granito?

La mejor recomendación para este proceso es evitar los productos químicos y optar por opciones más naturales como vinagre y agua. 

Aplica la técnica de la dirección para evitar rayar este material tan hermoso y delicado al mismo tiempo, se trata de definir solo una dirección de movimiento por ejemplo de arriba hacía abajo. 

Utiliza un spray con la mezcla de agua y vinagre, o la que prefieras, y repasa con un paño suave en una misma dirección. Al terminar puedes aclarar con más agua y secar la tumba. 

En caso de que la suciedad esté más adherida de lo que parece puedes apoyarte con un cepillo de cerdas suaves para arrancar la acumulación de lugares de difícil acceso. 

¿Cómo limpiar las lápidas de piedra?

El producto ideal para la piedra natural es el jabón neutro, este químico no es abrasivo y ayuda a despegar diversos tipos de suciedad de la piedra sin dañarla. Aplica agua y un poco de jabón sobre la lápida y restriega con una esponja suave o con un paño para eliminar cualquier mancha. 

Para finalizar se lava con agua limpia y se seca el área para evitar crear manchas de agua. 

Cómo limpiar las lápidas de piedra

Consejos generales

Lleva un registro y agenda una fecha de mantenimiento y limpieza de las tumbas de tus seres queridos. Esto te ayudará a cuidar la frecuencia del hábito y a cuidar con mayor eficacia la presentación del área donde reposa el ser amado. 

Apóyate en profesionales, una solución infalible es delegar el cuidado de la lápida a una empresa profesional en el área.

Para conseguir servicios funerarios Panamá, lo puedes conseguir en el mismo cementerio o en una sucursal privada, estás compañías se dedican a la conservación y te permiten tranquilidad al tener la certeza de que el espíritu de tu ser querido está bien cuidado.

Deja un comentario